Página:Canciones Surianas.djvu/11

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
12

Todo es alegre á esta hora
en que se despierta el mundo
de sueño triste y profundo:
el gallo á lo lejos canta,
y cada árbol, cada planta,
siente las celdillas llenas
de savia que les afluye,
y circulándoles huye
—sangre blanca—por sus venas.

Ya en los girones de bruma
que del lago se desprenden
y cual humareda ascienden,
el caserío se esfuma.

Ya empinada en el alero
coquetea la paloma,
y el fragante limonero
—arábico pebetero—
suelta en ráfagas su aroma.

Madruga el rústico; deja
el leñador la cabaña,
y, el hacha al hombro, se aleja
camino de la montaña.