Página:Canciones Surianas.djvu/9

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada


SONETO VERDE.


A Celedonio Junco de la Vega.


Es todo verde: el Iris que en pos del aguacero
de cumbre á cumbre tiéndese—soberbio arco triunfal—
al cielo trueca en lámina de pavonado acero
al derramar su glauco, lumíneo y espectral.

¡Qué verde el abanico del alto cocoterol
¡qué verde la onda trémula que afluye al bejucal!
¡qué verde el guacamayo que aturde por parlero!
¡qué verde el romerillo que cubre mi jacal!

La gama de los verdes el bosque ha empenumbrado;
el Sol, como la flama de gran ponchera, ha dado
á todo un misterioso y eclógico verdor....

¡Tú sólo, niña rubia, perdida en el boscaje,
eres la nota de oro del vesperal paisaje,
nota que inspira al Títiro alado, al ruiseñor!



Canciones Surianas pg 8.jpg