Página:Canciones en la noche.djvu/115

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
– 113 —


Mi espíritu irá siempre detrás de los que ha amado
¡Que horrible si yo quiero besarlos y no puedo!
Que horrible ir viendo como de mí se han olvidado
Y solo me recuerdan cuando me tienen miedo.

................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................


................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................


Se sentirán mis pasos en las piezas desiertas
Y se sentirán golpes, suspiros y raspaduras
¡Qué susto pasar frente las ventanas abiertas
Que se quedan a veces en las piezas oscuras!

................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................................


Talvez alguna vieja sirviente visionaria,
Contará haberme visto cruzar los corredores,
Me pintará de alguna manera extraordinaria,
Envuelto en una especie de flotantes vapores».


«El terror de la muerte», es otro poema obsesionado, sentido hondamente, donde encontramos acertadas comparaciones como esta:


«Mi cuaderno de versos
Caído en el suelo
Parece un pájaro muerto».


«Los coloquios espirituales» son bellos y nuevos versos rimados en ciertas ocasiones de una manera original.

Su poema «La alcoba» es una obrita maestra que bien podría atribuírsele a un Jules Romain.

Kn «Las palabras de la anciana», composición que finaliza la obra hay pensamientos verdaderamente grandes.

CANCIONES 8