Página:ChFSA FD1197212020(1).djvu/16

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
15.-

manos de Chiang Kai Shek? ¿Es que acaso la República Popular China no tiene los elementos bélicos, por así decirlo, lo suficientemente poderosos para recuperar a Taiwan en dos minutos? ¿Y por qué no lo han hecho? Porque hay cuestiones superiores de responsabilidad política; porque el proceder así, colocaría a la República Popular China en el camino de una regresión que podría haber significado un daño para el proceso revolucionario, y quizá una conflagración mundial.

 ¿Quién puede dudar de la voluntad de acción, de la decisión, de la conciencia revolucionaria de Fidel Castro? ¿Y por qué no se ha tomado la Bahía de Guantánamo? Porque no puede ni debe hacerlo. ¡Ni debe hacerlo! Porque expondría a su revolución y a su patria a un represalia brutal.

 Entonces, uno se encuentra a veces con jóvenes que han leído al Manifiesto Comunista, o lo han llevado largo rato bajo el brazo, y creen que lo han asimilado y dictan cátedra. Y exigen actitudes y critican a hombres que, por lo menos, tienen conciencia en su vida. Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción, incluso biológica; pero ir avanzando en los caminos de la vida y mantenerse como revolucionario, en una sociedad burguesa, es difícil.

 Un ejemplo personal: yo era un orador universitario de un grupo que se llamaba "Avance". Era el grupo más vigoroso de la izquierda. Un día se propuso que se firmara por el grupo "Avance", un manifiesto —estoy hablando del año 1931— para crear en Chile los Soviets de Obreros, Campesinos, Soldados y Estudiantes. Y yo dije que era una locura, que no había ninguna posibilidad, que era una torpeza infinita y que no quería, como estudiante, firmar algo que mañana, como profesional, no iba a aceptar.

 Eramos cuatrocientos los universitarios del grupo "Avance". Trescientos noventa y cinco votaron mi expulsión. Pero de esos cuatrocientos, sólo quedamos dos en la lucha social. Los demás, tienen depósitos bancarios, algunos en el extranjero. Tuvieron latifundios (se los expropiamos); tenían acciones bancarias (nacionalizamos los bancos); a los de los monopolios les pasó igual. Sólo dos hemos quedado. A mí, me echaron por "reaccionario", ¡pero los trabajadores de mi Patria me llaman "el compañero Presidente"!