Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo I.djvu/158

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
121
cap.
darwin: viaje del «beagle»

ponía más de una hembra. En Santa Cruz vi varias de estas aves. Son excesivamente esquivas; en mi opinión, pueden ver a las personas que se les acercan cuando éstas no aciertan todavía a distinguirlas. Vimos pocos al ascender río arriba, pero en nuestro tranquilo y rápido descenso divisamos muchos, ya por parejas, ya de cuatro en cuatro o de cinco en cinco. Se ha observado que este ave no abre las alas al empezar a correr a toda velocidad, al modo de la especie del Norte. En conclusión, debo hacer constar que el Struthio Rhea habita el territorio del Plata hasta un poco al sur del río Negro, a los 41° de latitud, y el Struthio Darwinii se halla en la Patagonia Meridional, ya que la parte cercana al río Negro es territorio neutral. Mr. A. d'Orbigny [1], cuando estuvo en el rio Negro hizo grandes esfuerzos para procurarse un ejemplar de este ave, pero nunca tuvo la fortuna de conseguirlo. Dobrizhoffer [2] tuvo ya noticia, hace mucho tiempo, de que había dos clases de avestruces, pues escribió lo siguiente: «Debéis saber, además, que los emús se diferencian en tamaño y hábitos en las distintas regiones de la tierra, porque los que habitan las llanuras de Buenos Aires y Tucumán son mayores y tienen las plumas negras, blancas y grises; los de cerca del estrecho de Magallanes son más pequeños y hermosos, por terminar sus plumas blancas en manchas negras con vetas blancas.»


Es muy común en estos lugares un avecilla muy


  1. Estando en el río Negro oí hablar mucho de los trabajos infatigables de este naturalista. Mr. Alcides d'Orbigny, durante los años 1825 al 1833, atravesó varias y grandes porciones de Sudamérica, y después de haber hecho una colección está publicando ahora los resultados de manera tan magnifica, que de un salto se coloca en primer término en la lista de viajeros americanos, cediendo el primer puesto solamente a Humboldt.
  2. Account of the Abipones. A. D. 1749, vol. I (traducción inglesa), pág. 314.