Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo II.djvu/148

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
130
cap.
darwin: viaje del «beagle»

duda, cómo es que, a pesar de no haberse conservado en ninguno de los dos lados del continente extensos depósitos fosilíferos del período reciente, ni de otro período alguno intermedio entre él y la antigua época terciaria, sin embargo, en esta antigua época terciaria se ha depositado y conservado materia con restos fósiles en diferentes puntos de las líneas norte y sur, en un espacio de 1.100 millas sobre las costas del Pacífico, y de 1.350 lo menos sobre las del Atlántico, y en una línea este-oeste de 700 millas al través de la parte más ancha del continente. Creo que la explicación no es difícil, y que tal vez es aplicable a hechos casi análogos observados en otras partes del mundo. Considerando el enorme poder de denudación que posee el mar, según demuestran hechos innumerables, no es probable que un depósito sedimentario, al ser elevado, pudiera pasar por los trastornos y confusión reinantes en la playa, en términos de conservarse en masas capaces de durar hasta un período distante, sin que en un principio tuviera gran extensión y profundidad; ahora bien: es imposible que en un fondo de moderada profundidad, único favorable a la mayor parte de los seres vivientes del mar, pudiera extenderse una capa amplia y espesa de sedimento, sin que ese fondo se deprimiera para recibir las capas sucesivas. Esto es lo que parece haberse realizado de hecho casi en el mismo período en la Patagonia meridional y Chile, no


    tamórficos del litoral, existen estos depósitos terciarios (hoy llamados neógenos) a que Darwin alude. Después de Darwin y de A. d'Orbigny, los geólogos Steinmann y Moricke (W.) han distinguido dos niveles: uno inferior (capas de Navidad), cuya fauna ofrece afinidades atlánticas y aun mediterráneas, y otro inferior (capas de Coquimbo), en las que su fauna es decididamente pacífica, con conchas emparentadas con las actualmente vivientes en el litoral pacifico de la América del Sur. Con posterioridad se reconocen en estas costas varias playas levantadas en diferentes niveles.—Nota de la edic. española.