Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/139

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—131—

bierto el año de 1498, despues de muchos trabajos, vino á dar á la Isla Guanaja, de donde pasó á la punta de Casinas, en la costa de Honduras: aqui saltó en tierra el Adelantado Don Bartolomé Colon, con parte de la gente de los navios, el dia 14 de Agosto de 502, á oir misa; y el 17 volvió á salir á la playa y tomó posesion de estas tierras por los Reves de Castilla; teniendo el Reino de Guatemala la singular gloria, de que en sus costas fuese el primer sitio de todo el continente Americano, donde se celebró el Santo Sacrificio de la Misa. Siguiendo sus investigaciones el Almirante, encontró á Portobelo, el dia 2 de Noviembre del mismo año; y el siguiente se internó por el rio llamado Bethlen, hasta tres mil pasos en la provincia de Veragua: hecho con que mereció á sus descendientes el tilulo de Duques de Veragua.

 Demasiado gloriosos é interesantes eran estos sucesos, para que no escitaran la emulacion de muchos. En efecto, fué grande el número de los que se empeñaron en seguir las huellas de Colon. El primero de los españoles, que emprendió tan ardua empresa, fué Don Alonso de Ojeda, á quien acompañó Américo Vespucio [1], florentin: este noble español descubrió, el año de 1499, el seno de Maracaibo, la Venezuela y la costa de Cumaná.

 El año de 1500, Vicente Pinzon encontró el promontorio del Brasil, que despues han llamado de San Agustin, y la boca del rio Marañon.

 El de 1506, el mismo Pinzon y Juan Diaz de Solis, reconocieron la costa de Yucatan.


  1.  Américo Vespucio, uno de los marineros de esta espedicion, publicó una historia llena de fábulas, en que se dió por primer inventor del continente Americano, pintando con tales colores esta novela, que fué creido de los incautos autor de la citada invencion: llevado el negocio al Consejo de Indias por los descendientes de Colon, despues de examinado juridicamente Don Alonso de Ojeda, quien no dudó tratar de mentiroso à Vespucio, se declararon los jueces à favor del espresado Colon; mas no pudieron evitar el que se continuase la usurpacion, que hizo Américo à los verdaderos descubridores del nuevo continente, de la gloria de dar su nombre á esta cuarta parte del mundo.