Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/165

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—157—

que, habiendo sido uno de los opositores Don José de Baños y Sotomayor, Doctor graduado en la Universidad de Osuna, Arcediano de esta Santa Iglesia y Predicador de Su Magestad, títulos que realzaba con las mas relevantes prendas, pareció al Consejo se le habia agraviado en no darle la citada Cátedra; y para indemnizarlo del desaire que habia sufrido, le nombró Catedrático de la Prima de Teología y primer Rector de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

 Últimamente, en cédula de 6 de Junio de 1680, mandó Su Magestad hacer los Estatutos para el buen régimen de la nueva Universidad; los que compuso Don Francisco de Sarasa y Arce, Oidor de esta Real Andiencia y Superintendente de la Universidad. Remitiólos al Real Consejo, el año de 1681, el que, en auto de 20 de Febrero de 1686, aprobó todo lo obrado por el Licenciado Don Francisco Sarasa y Arce, asi en cuanto á lo material de la fábrica de la Universidad, como en la recaudacion y cobro de sus rentas; y confirmó las constituciones,[1] con algunas modificaciones. El Rector Don José de Baños, Dean de esta Santa Iglesia, ejerció este oficio basta el año de 1696, que murió. No habiendo todavía competente número de Doctores, que eligiesen Rector, se ocurrió al Vice-Patrono, quien nombró para este cargo al Doctor Don Juan de Cárdenas, Maestre-Escuela de la Catedral de Guatemala. Y despues de éste lo fué del mismo modo el Doctor Don Juan Merlo, que ocupó este puesto desde 8 de Setiembre hasta 10 de Noviembre de 1705, en que habiendo ya copia de Doctores, se comenzó á elegir Rector cada año, como lo previenen sus constituciones. (Veáse la 5ª tabla, que está al fin de estos tratados.


  1.  Por sus constituciones venera como Patronos, la Real y Pontificia Universidad de Guatemala, á San Carlos Borromeo y Santa Teresa de Jesús; pero, á mas de éstos, el año de 1739, juró por su especial Protectora á la Bienaventurada Virgen Maria, en el Misterio de su Purísima Concepcion, obligándose á asistir á la fiesta de dicha Señora, en la Iglesia de San Francisco, y que sus individuos canten la misa y prediquen en la citada fiesta.