Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/183

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—175—

enfermos, por bula de 18 de Julio de 1707: por otra de 25 de Marzo de 1710 mandó se observen sin variacion los estatutos aprobados por Inocencio XI; y por otra de 3 de Abril, erigió en verdadera Religion la Congregacion de Betlem; y estas dos constituciones fueron confirmadas por otra de 22 de Diciembre de 1715. Benedicto XIII, año de 1725, aprobó las resoluciones del capitulo general de Lima de 1721. Y en el de 1728 determinó que el Prefecto general pueda convocar á capítulo general y presidir en el; y en otra, espedida este mismo año, aprobó algunos estatutos de este orden nuevamente formados. Clemente XII, en dos bulas, una del año de 1732 y otra de el de 36, confirmó las actas del capítulo general de Méjico de 1730. Últimamente. Nuestro Santísimo Padre Pió VI concedió a la Religion Betlemitica, que pueda celebrar con oficio y misa propia, bajo el rito de primera clase, la fiesta de Nuestra Señora de Betlem, la Dominica tercera despues de la Epifanía. Muchos son los Varones insignes en santidad, que han florecido en esta ejemplar Religion: los mas memorables, fuera del Santo Fundador, han sido el Rmo. Fr. Rodrigo de la Cruz, Fr. Blas de Santa María, Fr. Francisco del Rosario, Fr. Domingo de San Juan, Fr. Francisco de la Trinidad etc. etc.

 El octavo, es el Colegio de Cristo Crucificado, de Misioneros Apostólicos de Propaganda Fide. Por los años de 1683 llegó á la Vera-Cruz el Reverendísimo Padre Fr. Antonio Lináz, con una mision de veinte y cuatro Religiosos destinada á la fundacion del Colegio de Propaganda Fide de la Ciudad de Querétaro, la que se efectuó el 13 de Agosto del mismo año. Inmediatamente se repartieron por todo el continente estos Apostólicos Varones; en cuya division tocaron á Guatemala los Venerables Padres Fr. Melchor López y Fr. Antonio Margil, (de cuya Beatificacion se trata en la Curia Romana.) Entraron en dicha capital el 21 de Setiembre de 1685 los enunciados Religiosos y predicaron con tanto zelo en todas las Provincias de este Reino, que consiguieron la reformacion de las costumbres, la conversion de innumerables pecadores y la reduccion de millares de infieles á Ntra.