Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/186

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—178—

culada Concepcion de Nuestra Señora. Solicitó su fundacion el Ilustrísimo Señor Don Francisco Marroquin; pero no tuvieron efecto sus deseos: reservaba el Eterno la gloria de efectuar tan grande obra, al M. N. Ayuntamiento de esta Ciudad. Este Ilustre Cuerpo despachó, por los años de 1577, un Comisionado con poderes bastantes y recomendacion de los Señores Obispo y Presidente, á la Ciudad de Méjico, á suplicar al Señor Arzobispo concediese algunas Religiosas que viniesen á fundar á esta Metrópoli. Accedió gustoso á tan piadosa peticion dicho Principe, y señaló cuatro Religiosas del Convento mas antiguo de la citada Orden, personas de la primera nobleza de aquella Ciudad y de eminente virtud, cuya Superiora se llamaba Sor Juana de San Francisco, y las compañeras Sor Catarina Bautista, Sor Elena de la Cruz y Sor Inés de los Reyes: nombrando por su Vicario y Confesor de dichas Religiosas al Bachiller Alvaro García Calderon, á quien el mismo Ilustrísimo Señor las entregó el dia 12 de Noviembre del referido año de 1577. Salieron de aquella Corte con lucido acompañamiento del Señor Arzobispo, la Inquisicion, ambos Cabildos y todo el pueblo. El M. N. Ayuntamiento de esta Ciudad nombró un Comisionado que fuese á cumplimentarlas de su parte, á ocho jornadas de esta capital. Llegaron á Guatemala el dia 1º de Febrero de 78, como consta del instrumento auténtico de esta fundacion; y en el pueblo de Jocotenango, contiguo á la Ciudad, dieron las cuatro Fundadoras la obediencia al Señor Obispo de Guatemala: de aqui fueron conducidas en dos literas á la Santa Iglesia Catedral y despues á su Convento Inmediatamente comenzaron á tomar el hábito algunas de las muchas niñas que anhelaban por los votos Religiosos; y el 15 de Febrero de 1579 se hizo, con la mayor solemnidad, la primera profesion en manos del Ilustrísimo Señor Obispo Don Fr. Gomez Fernandez de Córdova, y fueron tantas las jóvenes que siguieron este ejemplo, que en el espacio de un siglo, se consagraron á Dios con votos solemnes 339. Y aunque en los tiempos siguientes no han sido tantas las que han entrado en este Convento; sin embargo, se cuentan 566 profesas en él, hasta el