Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/206

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—198—

publicó por una carta Pastoral, que espidió exhortando á los fieles á adscribirse en ella. Y por último, hizo leer las 26 Constituciones que el mismo Señor Obispo compuso para su gobierno, en el púlpito de la Catedral, al tiempo de la Misa Conventual, el viernes infraoctava de Córpus, 21 de Junio del mismo año; asistiendo á este acto el citado Señor Obispo y todo el pueblo. Confirmó la espresada Archicofradía y sus Constituciones N. S. P. Clemente XIII, á 5 de Diciembre de 1759, cuya bula se publicó en esta Ciudad el tercer domingo de Diciembre de 1761. A esta ilustre Confraternidad debe la Ciudad de Guatemala el inestimable beneficio del Jubileo circular, que á solicitud de sus Cofrades concedió por quince años N. S. P. Clemente XII, año de 1733: de cuya gracia comenzó á gozar la citada Ciudad el dia de la fiesta del Córpus, 24 de Junio de 1734; y que, á peticion de los mismos, prorogó por otros quince años, el Señor Benedicto XIV; y por treinta, el Señor Clemente XIII; y últimamente, á esfuerzos de los espresados Archicofrades ha concedido perpetuamente el Sumo Pontífice Pio VI, en Breve de 13 de Abril de 1793. Los oficiales de la citada Archicofradía, gozan por constumbre inmemorial, la prerogativa de salir con sus insignias en la procesion del Córpus y otras, entre el Clero secular.

 El año de 1664, fundó el Venerable Padre Don Bernardino de Ovando, Escuela de Cristo, en la ermita de la Vera-Cruz, á que asistía lo principal del vecindario de esta Ciudad y dicho Padre era el Director, que se intitula Padre Obediencia. Habiéndose despues erigido en la citada Iglesia, Congregacion del Oratorio de San Felipe Neri, ha estado á cuidado de dichos Congregantes la Escuela de Cristo, quienes eligen uno de ellos para Padre Obediencia.

 Por hallarse muy distantes de la espresada ermita, los vecinos del barrio de Santo Domingo, se presentaron algunos de ellos ante el Señor Provisor y Vicario General de este Obispado, pidiéndole se sirviese erigir otra Escuela de Cristo, en el Oratorio llamado de Espinosa. Y dicho Señor Provisor, accediendo á tan cristiana