Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/218

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—210—

la nueva. Habiéndose arruinado con los temblores del año de 1773 y agregádose el hospital al de San Juan de Dios, se colocó la Imágen de San Pedro, que se veneraba en ella, en la ermita de Señor San José de la Nueva Guatemala.

La ermita ú oratorio de Nuestra Señora del Patrocinio, lo fundó el Padre Don Antonio Espinoza de los Monteros, el año de 1666, con licencia del Ilustrísimo Señor Don Fr. Payo de Rivera. Cuya fundacion confirmó N. M. S. P. Alejandro VII. Y la Santidad de Clemente X le concedió muchas gracias y prerogativas. En virtud de las bulas de los espresados Sumos Pontífices, el Ilustrímo Señor Don Juan de Ortega y Montañez declaró el referido oratorio por Iglesia pública y dió licencia para que se pusiesen campanas. El citado Padre Espinoza fundó Capellanías, para que ningun dia faltase misa en el oratorio: para cuyo efecto, fincó 36,000 pesos y nombró por Patronos al Ilustrísimo Señor Obispo y Venerable Cabildo de esta Santa Iglesia, quienes aceptaron el Patronato, á 26 de Agosto de 1670, ante Ignacio de Agreda. Escribano Real. El mismo Padre Espinoza solicitó se erigiese una Cofradía, para promover los cultos de Nuestra Señora; y de órden del Ilustrísimo Señor Don Juan de Ortega y Montañez se formaron las ordenanzas y se instituyó la enunciada Cofradía el año de 1678. Era servida esta capilla por un Prioste, que se elegía del Clero. Aunque esta fué una de las cuatro Iglesias filiales que concedió Su Magestad se edificaran en la Nueva Guatemala, no habiendo fondos para hacerlo, se levantó una capilla, contigua á la Iglesia de Señor San José, donde se colocó la Imágen de Nuestra Señora del Patrocinio.

Las ermitas del Espíritu Santo, Santiago, San Gerónimo, San Anton, Santa Ana, eran capillas de otros tantos barrios, cuya historia no ofrece cosa notable. Las Iglesias de que hasta aqui hemos tratado, son de las que se hace mencion en papeles de fines del siglo XVII: lo que nos persuade que las demas ermitas que habia en Guatemala, y de que vamos á hablar, no tuvieron principio hasta este siglo VIII.