Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/259

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—251—

niente suyo, tomáse posesion del Reino de Guatemala, cuyos Reyes se habían ofrecido por vasallos del Rey de Castilla.

 Salió de Méjico Don Pedro de Alvarado, á 13 de Noviembre de 1523, y llegó á esta region por Julio de 24, habiendo sujetado, con sus victoriosas armas, las provincias de Soconusco, Zapotitlan y Utatlan; y plantó la Ciudad de Guatemala, en el lugar que los mejicanos llamaron Almolonga. Algún tiempo despues, emprendió la reduccion de las provincias de Atitlan, Escuintepeque, Guazacapan, Taxisco y otras situadas en las costas del mar del Sur: espedicion en que tuvo hartos trabajos que sufrir. Restituyóse á Guatemala y cuando disponía su viage para Méjico, hubo de hacerlo á la provincia de Honduras, por haber llegado Cortes al puerto de Trujillo. Corría presuroso Alvarado, á visitar á su Capitan General Don Fernando Cortes; pero supo en la Choluteca que éste se había embarcado para Méjico. Regresóse para Guatemala: en su tránsito por el partido de Cuscatlan, (hoy San Salvador) halló á sus moradores sublevados y los redujo á la obediencia del Rey de España, ganándoles una reñida batalla, el dia 6 de Agosto de 26. Tambien los Reyes kachiqueles se habían levantado por el mismo tiempo contra los españoles, exasperados por la insaciable codicia é inaudita crueldad de Gonzalo de Alvarado, á quien su hermano Don Pedro dejó por Teniente, ínterin su viaje á Honduras. Habían acometido á los que se hallaban en la Ciudad Vieja, matando á muchos y poniendo en fuga á otros; y estaban atrincherados en unas montañas inaccesibles, á ocho leguas de Comalapan, donde se ven aun los vestigios de la ciudadela que edificaron para la retirada y para poner á cubierto las personas de sus Reyes. Delante de esta fortaleza se acampó Don Pedro Portocarrero, Teniente de Alvarado, con su ejército y convidó repetidas veces con la paz á los kachiqueles; pero obstinados éstos, respondieron que querían la guerra, mataron á los emisarios y rompiendo el Rey Ahpotzotzil [1] la carta de Portocarrero,


  1.  En este capítulo, en la geografía y en otros lugares hemos