Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/281

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—273—

nido el grado de Maestro en Sagrada Teología en la Universidad de Osma; y ascendido á la tremenda dignidad del Sacerdocio, dispuso la Divina Providencia que concurriese en la Corte con Don Pedro de Alvarado, á quien oyó hablar de la América y encendido en deseos de propagar la fé de Jesu-Cristo, rogó al referido Alvarado lo trajese á Guatemala. No anhelaba otra cosa el Adelantado y asi vino con él á esta Capital el Licenciado Don Francisco Marroquin y el dia 3 de Junio de 1530, lo presentó en Cabildo para Cura de la Ciudad Don Pedro de Alvarado, como Vice-Patron, en nombre de la Cesárea Magestad de N. C. M. Cárlos V. El nuevo Párroco ocurrió por la colacion y canónica institucion de su beneficio al Ilmo. Señor Obispo de Méjico, quien no solo le dió la espresada colacion, sino que tambien lo nombró su Provisor y Vicario General en toda la Gobernacion de Guatemala, es decir, en todo lo que comprenden hoy los Obispados de Guatemala, Chiapa y Honduras. Hecho Pastor el celosísimo Marroquin, se aplicó á repartir á sus ovejas el pasto de la divina palabra; y para poderlo hacer con fruto, se dedicó al estudio de la lengua nativa de esta comarca y consiguió aprenderla de modo que pudo enseñar á los Ministros del Evangelio que vinieron despues á anunciarlo en estos países. Habiendo sido presentado por el Señor Emperador para Obispo de Guatemala, año de 1533, el S. P. Paulo III espidió las bulas á 18 de Diciembre de 1534. Recibidas estas en Guatemala, partió el Obispo electo para Méjico, donde lo consagró el Ilmo. Señor D. Fr. Juan de Zumarraga Obispo de dicha Diócesis, el dia 7 de Abril de 37: funcion que se solemnizó con la mayor pompa y regocijo, como la primera de esta clase que se celebró en este continente. El 20 de Octubre del mismo año, hizo la ereccion de la Iglesia de Guatemala, en la citada Ciudad de Méjico. Luego que el Señor Marroquin se vio encargado de la administracion de esta vastísima Diócesis, que aquel tiempo comprendía los tres Obispados que dijimos arriba, trató con gran calor de proveerla de Ministros, pues cuando recibió