Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/30

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—22—

table este famoso pais. Esta fué la primera provincia del Reino que conquistó D. Pedro de Alvarado, el año de 1524. Al principio pertenecía este partido á la jurisdiccion de la Audiencia de Méjico; mas el año de 1555 se agregó á la de Guatemala. Consta de 20 pueblos y muchas haciendas, de que se forman cinco curatos, y sus habitantes llegan á 9,078. La lengua materna de todo Soconusco es la Man; pero sus naturales generalmente hablan la Castellana.

Santo Domingo Escuintla: cabecera de curato, antes residencia del Gobernador y despues del Subdelegado del Intendente, hasta el año de 1794, en que habiendo salido del mar una terrible ráfaga de viento, que arrancó los cacaoatales y otros árboles y por esto minorádose mucho su comercio y vecindario, trasladó su asiento dicho Subdelegado á Tapachula, pueblo de competente comercio y que tiene cerca de 2,000 habitantes de todos castas.

Hállase situada la provincia de Chiapa entre el gr. 44.° y 40 ms. y el 17 50 ms. de lat. bor. y entre el 282 y 284, 50 ms. de long., en cuyo espacio hay una ciudad, una villa, un valle, 109 pueblos; y en toda su estension habitan 69,253 almas.

Segunda provincia: de Suchiltepequez.

La segunda provincia, caminando de Occidente á Oriente, es la de Suchiltepequez: confina ésta por el O. con la de Soronusco: por el E. con la de Escuintla: por el N. con la de Quezaltenango: por el N. E. con la de Sololá; y con la mar del Sur, por este rumbo. Estiéndose á lo largo de la costa 52 leguas, y su ancho, de la sierra al mar, es de 22; pero los pueblos de ella estan comprendidos en el corto espacio de 42 leguas: éstos eran muchos mas, y mas numerosos que al presente; pues en el dia apenas tiene ocho curatos, compuestos de diez
__________

    que se llaman ahorcadoras, porque el remedio que únicamente tienen para no morir las personas á quienes han picado, es, ó arrojarse luego al agua, ó ceñirles la garganta, como que se van á ahorcar, hasta que estan bien fatigadas.