Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/319

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—311—

ligion católica; y alumbrado el otro con su predicacion á los que vacian en la noche de la infidelidad. Pero fuera de estos astros de primera magnitud, se cuentan otros muchos luceros resplandecientes, que han iluminado a esta Metrópoli con su vida ejemplar y virtuosa. De algunos de ellos hablaremos brevemente en este tratado, dejando el tratar de los otros, para el que escriba la historia de Guatemala. Y para proceder con órden, primero daremos noticia de los sugetos que han florecido en el Clero secular, despues de los Religiosos y últimamente de los seculares.

Aunque el Maestro Gil González Dávila hace honorífica mencion en su Teatro eclesiástico, de varios Sacerdotes Venerables del Clero secular de la Iglesia de Guatemala; mas como hemos ofrecido no valernos en estos tratados de las historias generales, nos ceñiremos en el presente capítulo á aquellos eclesiásticos de quienes nos ministran noticias las historias particulares de esta Ciudad.

Entre estos deben ocupar el primer lugar el V. Sacerdote, Apóstol de Guatemala, primer Cura y primer Dean de su Iglesia, el P. Don Juan Godinez,[1] y el celoso Ministro Don Juan Diaz, los primeros eclesiásticos que llegaron á esta Ciudad: asi como los Padres


  1. Por el testamento del Señor Dean Don Juan Godinez, sabemos que fué natural de Badajoz, hijo de Ruy Diez Godinez y de Mayor Morales de Toro: que fué Beneficiado de una Iglesia del territorio de Badajoz y de otra de la Isla Española. Manda ser enterrado en la Catedral, en la capilla que está al lado del Evangelio del Altar mayor, dedicada á Nuestra Señora de la Piedad (hoy llamada del Socorro); y encarga á sus albacéas, pidan para sí esta Capilla al Señor Obispo: en caso que se conceda, funda en ella cuatro capellanías y cumplido su testamento, deja por heredera del remanente de sus bienes á dicha capilla de Nuestra Señora de la Piedad. Este instrumento, que se conserva en el archivo de esta Santa Iglesia Catedral, y que siendo testamento cerrado, se abrió en Cabildo de 25 de Agosto de 1538, es un monumento, que comprueba la piedad y devocion de este V, Prebendado.