Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/422

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—38—

no eran otros, sino que los Embajadores reconociesen las sendas, las fuerzas de los Reinos y los lugares por donde se les pudiese mas fácilmente acometer. De suerte que no ha sido mas que una voz, que divulgó la jactancia mejicana, la que arrastró á Enrico Martinez (tr. 2 cap. 22) y á otros para que diesen por cosa firme y cierta, que el Reino de Guatemala, antes que á los españoles, estuvo sugeto á los Mejicanos, sin traer en prueba de su opinión razones que la convenzan, ni monumentos que la comprueben.

Mas á nosotros no nos faltan pruebas bastantemente sólidas para fundar nuestra opinión. Y la primera es que, como asienta el Padre Acosta (lib. 7 cap. 28), era máxima de los Mejicanos, en todas las provincias y pueblos que dominaban, fuese por voluntario rendimiento ó por fuerza de armas, obligar á los rendidos, á que aprendiesen y hablasen el idioma Mejicano. De este principio se infiere claramente, que no hablándose dicha lengua en este Reino, nunca estuvo sugeto al imperio Mejicano. Es verdad que los indios que llaman Pipiles y se hallan poblados en las costas del Mar del Sur, desde la provincia de Escuintla, hasta la de San Salvador, hablan el idioma Mejicano corrompido; pero también lo es, que el Emperador Autzol hizo se introdujesen en estas tierras, con titulo de mercaderes, para tener gente de su parte en ellas y abrirse brecha por este medio, para sojuzgar el Reino. Tambien es cierto, que fuera de los Pipiles hay otros pueblos del idioma Mejicano: mas habiendo venido con los conquistadores indios Mejicanos, es muy probable que fundasen algunos pueblos y estos sean los que hablan la referida lengua. Pero, aunque permitamos que en muchos lugares de este Reino se hable el idioma Mejicano, siempre se no se hable en las cortes de los Reyes Tultecas, queda inconcuso, que esto Caciques nunca fueron subyugados por los Mejicanos, pues, á haberlo sido, en las espresadas cortes era donde principalmente se habia de poner en práctica la citada máxima de los Mejicanos.

La segunda razon es, que, como asegura Bernal Díaz