Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/558

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—174—

cir con sinceridad, que el monte de Oro que siempre se ha tenido por quimera, aqui se ve realizado. El cronista Fuentes asegura que, sin mas instrumento que una estaca de madera, se iban los pobres á aquel cerro y desmoronando la arena encontraban oro en pepila. También refiere que de la mina que fué de Bartolomé Marín de Sanabria, no trabajando mas que él y un esclavo , sacaban al dia mas de una libra de oro. Pero lo que mas comprueba la riqueza de este monte, es que para promover las labores en sus minas y cobrar los reales quintos, se crió un Alcalde Mayor, que se intitulaba del Real de Minas de San Andrés de la Nueva Zaragoza, que proveían los Presidentes: el cual tenia plena jurisdicción en lo civil y criminal dentro de los términos del Real de Minas; y á mas de esto gozaba la facultad de poder obligar á que trabajasen en dichos minerales, á la cuarta parte de los indios, que habitaban doce leguas en contorno del referido Real de Minas. Mas estos minerales, que tanto ruido hacían ahora cien años, en el dia se hallan enteramente olvidados y la Alcaldía Mayor estinguida.

 Por los años de 1536 nombró S. M. Gobernador de Honduras al Adelantado Don Francisco Montejo: este á la zazon se hallaba en Méjico y envió al Capitán Alonso de Cáceres, para que como su Teniente General se posesionase de la citada Gobernación. Habiendo llegado dicho Capitán á la ciudad de Gracias á Dios, se apoderó de ella, prendió á los Alcaldes y Regidores, nombró otros y dio aviso de todo al Adelantado Montejo, que prontamente se puso en camino: llegó á su nuevo Gobierno y repartió la tierra y trató de pacificar los pueblos con gran prudencia é industria. El referido Gobernador envió al mismo Cáceres á conquistar la provincia de Cerquin y subyugar á su Cacique el valiente Lempira, que se hallaba atrincherado en un peñol con 30,000 soldados; y no se consiguió reducirlos en mas de seis meses, hasta que perdió la vida el famoso Lempira. Desembarazado Don Francisco Montejo de la guerra de Cerquin y pacificada la tierra, ordenó á su Teniente Alonso de Cáceres, que buscando un sitio á propósito entre