Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/582

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—198—

nuido en estremo, su comercio se ha arruinado y sus minas no se trabajan. Y lo que es mas, una provincia por muchos títulos digna de memoria, se halla tan olvidada en el dia, que ni los autores de estos Reinos, ni los estrangeros dan noticias de ella: de suerte que para poder dar algunos apuntes de su historia, nos ha sido preciso valernos de un informe que por los años de 1744, hizo Don José de Mier y Ceballos al ingeniero Don Luis Diez Navarro, que pasó a Costa-Rica con el titulo de Visitador general de los presidios y plazas de este Reino. El referido Ceballos, vecino de la ciudad de Cartago, asienta en la introducción á su informe, que habiendo servido repetidas ocasiones el oficio de Teniente de Gobernador, tuvo proporción de registrar los archivos de Cabildo de dicha ciudad de Cartago y que en ellos vió las escrituras, reales cédulas, provisiones y despachos de donde ha sacado las noticias que comunica.

Asegura nuestro Ceballos, que encontró en el archibo de Cartago escrituras cuyas fechas son del año de 1522, lo que nos persuade que las ciudades de Costa-Rica son las mas antiguas de este Reino: igualmente nos convence, que esta provincia fué también la primera del Reino de Guatemala que se conquistó; porque si el año de 1522, en que se hicieron las primeras entradas por Gil González Dávila en Nicoyay Nicaragua, ya Costa-Rica tenia ciudad capital con Escribano, es claro que esta fué la primera que dominaron los Españoles. Se dice que sus conquistadores fueron Juan Solano y Alvaro de Acuña; y que habiendo pasado á esta provincia Jorge de Alvarado, hermano de Don Pedro, conquistó los pueblos de Turrialba y Suerre, por lo que se le concedió para sí, su hijo y su nieto la encomienda de Turrialba. Consta de cédula que se conserva en el archivo, que el primer Gobernador y Capitán General de Costa-Rica fué Diego de Astieda Chirinos, á quien hizo S. M. esta merced por el tiempo de su vida y la de uno de sus hijos; y se le señaló por término de su jurisdicción, por el mar del Norte desde la boca del rio de San Juan, hasta el Escudo de Veraguas: por la mar del Sur, desde el rio del Salto ó de Nicoya hasta el rio de Boruca,