Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/710

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—326—

guey [1]; mas este comercio cesó desde que el Ilustrísimo Señor Don Fr. Andrés de las Navas prohibió, pena de excomunion, esta bebida. Los de S. Pedro de las Huertas abastecen la Ciudad de repollos, coliflores, cebollas, remolachas y todo género de hortalizas. Y los otros pueblos traen leña, carbón y cosas semejantes.

 Esta multitud de pueblos se debe á la solicitud de los conquistadores que los fundaron con hartos afanes en las


  1.  El árbol de maguey es una de las plantas mas útiles que da el suelo americano: es una mata fuerte y espinosa, que por eso sirve para cercas de huertas. Dicha mata se estiende mas de dos varas de diámetro y se y compone de unas pencas gruesas, de una vara de largo y tendrán una ochava de ancho en el pié y van angostando hasta acabar en punta, vestidas de unas espinas tan sólidas como de acero: en el centro de la mata se levanta un cogollo de figura cónica y de la misma contestura de las pencas: en estando este en su perfecta sazon, se corta cerca del pié y se le saca parte del corazón, de modo que queda de la figura de una taza, y esta concavidad, que tiene como una cuarta de vara de diámetro, amanece todos los dias llena de pulque por algún tiempo. Este licor tiene distintas cualidades y hace diversos efectos; porque el dia que se saca del cogollo está dulce y es purgante: al segundo dia se halla menos dulce: el tercero, comienza á agriar; y en este estado se bebe por regalo. Cada dia se pone mas ágrio, y en llegando á cierto grado de acritud, embriaga: es escelente remedio para varias enfermedades, para unas mas agrio, para otras menos. De este vino de maguey se hace muy buen vinagre, y se alambica escelente aguardiente; y de sus pencas se saca pita, de que se tejen lienzos para vestuario y se hace jarcia muy durable y cables para navios, mejores que los de cáñamo. Y los indios fabricaban antiguamente de dichas pencas, papel; y asegura el cronista Fuentes que vió siete peticiones presentadas al Cabildo, escritas en este papel. De las espinas se servian los indios en lugar de alfileres y de las pencas se valen para cubrir sus ranchos. Se hace de las pencas una comida que llaman mascal; algunos la toman por gusto y otros por medicina, porque es un purgante muy suave. Estas mismas pencas asadas y esprimido el zumo sobre cualquiera herida, la sana con gran celeridad.