Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/744

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—360—

ban á las Sibilas: estas, aunque no eran de la nobleza, ni de facultades, iban tan ricamente vestidas, que parecían las primeras de la República: cubríanlas preciosas telas, puntas de Milán de oro y plata, que esmaltaban joyas y preséas de sumo valor, y algunas de ellas se pusieron distintas ropas las cuatro tardes: todas estaban vestidas á la española; pero se procuró imitar, cuanto se pudo, la diversidad en número, tiempo y nación de las Sibilas. Dispusieron este sarao los PP. Nicolás de Vejarano, Coadjutor de la parroquia de San Sebastian, y Antonio Rogel.

Entrada la noche se veia la plaza mayor ocupada de inmenso pueblo, iluminada con teas, y prevenidas las piezas que habian de arder, y esto se observó en las siete noches. En unas hubo cinco árboles de fuego, en otras menos, y muchas piezas ya manuales, ya fijas, cuya descripción por menor se omite por evitar prolijidad: los referidos árboles, que algunos solevantaban hasta quince varas, ya representaban torres, ya el juego del volador muy usado entre los indios, ya una fuente, ya una palma, ya un campanario. Estos regocijos se costearon la primera noche por la iglesia, la segunda por los curas de la Ciudad, la tercera por los curas de la provincia de Suchiltepequez, la cuarta y quinta por los de otras provincias del Obispado, la sesta por seis clérigos de la Ciudad, y la sétima por el M. N. Ayuntamiento de esta Ciudad.

Acabados los fuegos artificiales, se oscureció un tanto la noche, (hablo de la del primer dia del octavario) para volver á lucir con nuevos esplendores: porque el M. N. Ayuntamiento de esta Ciudad, queriendo por su parte celebrar la dedicación de la Matriz, dispuso para esta noche una lucida encamisada, en que salieron veinte caballeros de la primera nobleza, con el correspondiente número de lacayos, copia de hachas de cera y multitud de clarines. Iban todos suntuosamente vestidos, adornados de preciosa pedrería, telas, lamas y plumas, sentados en briosos y bien enjaezados caballos. Mas para que se haga juicio de la pompa y brillantez, con que ihan ataviados estos nobles republicanos, haremos una suscinta relación de como estaban vestidos algunos de ellos. El maestre de campo D.