Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/750

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—366—

el tiempo enseñó lo contrario, y así se le fueron haciendo algunas mudanzas y aumentando adornos. Mas para tratar esto con orden, iremos refiriendo por partes lo que se ha ejecutado; y comenzando por la capilla de los Reyes, se ha de adverlir que en ella se venera una imagen de N. Señor Jésu-Cristo Crucificado, que llaman el Señor de los Reyes: es tradición constante que esta imagen la envió el Sr. Emperador Carlos V, para que se colocase en la Santa Iglesia Catedral: es generalmente venerada: muchos de los SS. Prebendados han dejado fundaciones de Misas, para que se canten en su altar, ya los viernes de Cuaresma, ya en los del Espíritu Santo, ya en otros dias; y antiguamente se le cantaba Misa todos los viernes, para cuyo efecto se salía a pedir limosna por las calles. Habiendo aflijido á esta Ciudad unas espantosas tinieblas, ocasionadas de la arena que en gran cantidad arrojó el volcan, el día 1º de Febrero de 1705, determinaron los SS. del Ayuntamienlo, se hiciese aquel mismo día procesión en que se sacase las imágenes del Señor de los Reyes y Nuestra Señora del Socorro, para aplacar la ira de Dios. ¡Caso admirable! desde la hora que esto se determinó se comenzó á aclarar el dia, y al salir la procesión por la tarde, se disipó una nube oscura, que había quedado sobre el volcan. En nacimiento de gracias por este beneficio, en Cabildo de 6 del mismo Febrero, se acordó por el Ayuntamiento jurar la asistencia a la fiesta de la invención de la Santa Cruz. Y como consta de Cabildo de 23 de Diciembre de 1695, dicho año se hizo por la Ciudad rogación ante esta imagen y se sacó en procesión, por haberse visto velas enemigas en la costa de Guazacapan.

En la vida de la extática Matrona Doña Ana Guerra, lib. 2 cap. 13, se refiere, que estando esta bendita muger en oración delante el Señor de los Reyes, lo vió, corrió si fuera cuerpo vivo, todo lleno de heridas, atormentado con agudos dolores. Esta devota imagen, como dijimos en el cap. 3º se colocó en un decente retablo en la capilla de los Reyes; mas pareciendo esto poco á la devoción, se hizo un retablo nuevo de cuatro cuerpos, tan elevado, que se introducía en la media naranja, adornado con siete ángeles y otros santos de scultura: este re-