Página:Compendio de la Historia de la Ciudad de Guatemala Tomos I - II.pdf/81

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—73—

alimentados y asistidos á espensas del real erario: ocupábanse en su educacion y enseñanza sesenta ayos y preceptores. Era tambien obra memorable el castillo de la Atalaya, que levantado en cuatro altos. admitia un grueso numero de defensores. No era menos considerable el castillo del Resguardo: levantaba su planta esta fortaleza en cinco cuerpos: tenia de frente 188 pasos y 250 de fondo. Pero sobre todo, era admirable el gran alcazar ó palacio de los Reyes del Quiché, cuya opulencia, en sentir de Torquemada, competia con el de Moctezuma en Méjico y el de los Incas en el Cuzco. Estendiase su frente de E. á O. 576 pasos geómetricos y su fondo á 728. Su materia era piedra canteada, de diversos colores y su forma la mas elegante y magnifica. Dividiase en seis departamentos: el primero en alojamiento de una numerosa tropa de lanceros, flecheros y otros soldados diestrisimos, que guardaban la real persona. El segundo estaba destinado para habitacion de los Principes y parientes del Rey, que vivian en él y eran servidos con real magnificencia, todo el tiempo que eran solteros. El tercero era el retrete y casa del Rey, que tenia habitaciones y camaras distintas, para las mañanas, para las tardes y para las noches. En una de sus salas estaba el real sólio: este se hallaba debajo cuatro doceles de plumeria y se subia á él por muchas gradas: tenian lugar, en esta parte del palacio, la casa del tesoro, el tribunal de los jueces del pueblo, la armeria, los jardines, huertas, jaulas de pájaros y de fieras y otra multitud de oficinas. El cuarto y quinto departamento lo ocupaba el palacio de las reinas y concubinas del Rey: era de mucha estension, asi por el gran número de habitaciones que se necesitaban para tantas mugeres que tenian tratamiento de reinas, como por los jardines, huertas, baños, sitios para crianza de patos, que proveian de pluma para los tejidos y otras piezas semejantes. Contiguo á éste, se hallaba el sesto departamento, que era el colegio de las doncellas, donde se educaban las infantas y otras niñas de sangre real. Esta nacion de los indios Quichées ó Tultécas dominó la mayor parte de este Reino; y sa refiere en los citados manuscritos, (que compusieron algunos de los