Página:Contrato FCAyBsAsRosario.djvu/4

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


_ 6 ._ ciera, que no corresponde cargar tan elevada cifra álos re- cursos ordinarios de la renta, incorpo1'ándola en el presu- puesto á los gastos ordinarios de la administración. Y es del caso repetir lo que en el mensaje se dice: que no es posible siquiera pensar en emisiones de títulos,—no porque la Nación no goce de los prestigios necesarios para inten- tarlo, Sino porque no podría conseguir en estos momentos condiciones suficientemente ventajosas y porque habría pe- ligro de deprimir las cotizaciones de los valores argenti- nos, aumentando una, oferta que no conviene forzar por ahora. Esta afirmación, que abona la observación más elemen- tal, ha sido contestada repetidamente en los últimos días, asegurándose que el Gobierno podría obtener ta11 buenas ó mejores condiciones que las grandes empresas para le- vantar capitales en cantidad suficiente, no sólo para cons- truir las líneas que se propone atender con el producto de Andino, sino otras más, con el objeto de dar á éste una red propia. Pero los que eso dicen no han detenido su atención ante las cotizaciones de las Bolsas europeas, que asignan un precio arriba de la par á los debc7ztu7'eS de 4 % de al- gunas de ellas, mientras que el título argentino del mismo interés apenas alcanza á 82 %; sin tener en cuenta que al solo anuncio de nuevas emisiones en el estado tan nervio- so porque atraviesan los negocios mundiales, podría pro- ducirse una baja considerable, que acaso no tendría límite razonable por poco que hubiera una alarma entre los te- nedores. No es el momento propicio para tentar aventuras cu- yo éxito, conjetural en el mejor de los casos, no sería pru- dente descontar para suplir necesidades inmediatas. La si- tuación de las cosas exige soluciones Seguras, no planes`de- clamatorios y más ó menos ingenuos. Precisamos saber si contamos con recursos para continuar sin interrupción las construcciones de ferrocarriles nacionales, ó si habremos de caer en el doloroso trance de suspenderlas, para lo cual también se 1'equieren fuertes sumas en concepto de devolu-