Página:Cuentos - Joaquin V. Gonzalez.pdf/102

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
95
CUENTOS

era ponderar la belleza de su esposa.

Llegó por fin el día tan deseado, ese primer día de Carnaval, que tantas emociones prometía á la sociedad y á don Baltasar. Todavía al entrar la noche y cuando empezaba á aglomerarse en la puerta de calle la gente del pueblo, se oían los últimos golpes de martillo clavando un pedazo de alfombra sobrante, como para que no se pierda; encendíanse las lámparas de la araña, despojada por fín de su camisa de tarlatán celeste en sus buenos tiempos, pero hoy confundido con el polvo, semejante al del sepulcro por lo respetado; y á todo eso ya los músicos del gobierno formados en media calle, anunciaron á don Baltasar, con un redoble de tambor y un golpe de bombo preliminares que le retumbaron en el alma, la sorpresa preparada por el señor Gobernador, pues le enviaba la banda en señal de distinción.

Desde muy temprano la señora sometió á hierros su cabellera copiosa y ex-