Página:Cuentos - Joaquin V. Gonzalez.pdf/186

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
179
CUENTOS

sentáronse sin variar de sitio, sobre sus alfombras, cual si necesitasen reposo y recogimiento después del trabajo mental de la oración por el sacrificio del Redentor y por toda la gente de la ciudad, viva ó muerta.

— "Pues á mí no me ha satisfecho esta misa,- dijo la una, y la otra respondióle en el mismo sentido.

— "Es que me han perseguido los malos pensamientos. Tengo que reconciliarme antes de comulgar. Usted sabe que es pecado no prestar á la misa toda la devoción.. aunque, ya ve vd., las dos la hemos rezado juntas...

— "El diablo, comadre, ya sabe vd. que anda escondido tras de los pilares, y hay que espantarlo con la señal de la cruz."

Las dos me miraron á un tiempo, advirtiéndome, y al santiguarse con toda unción y con marcado propósito de que el diablo lo viera, se comunicaron algo en secreto y al oído; lo mismo que si me hubiesen creído el diablo, á mí, la víc-