Página:Cuentos - Joaquin V. Gonzalez.pdf/194

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
187
CUENTOS

brando solitaria, como vagabunda y perdida en el vasto templo, lo mismo que esas avecillas nocturnas, sueltas de pronto en un salón iluminado, vuelan sin rumbo en todas direcciones, balanceando las alas, embistiendo los ángulos sombríos y volviendo luego al espacio hasta caer rendidas por la fatiga; mas de pronto, como un terremoto repentino, estallan á un tiempo con espantosa fuerza todos los registros del órgano, y entonces el espectador se estremece, cual si se hallase en medio del océano irritado y el dios de los vientos lánzase al exterminio los aprisionados elementos para barrer las naves peregrinas: un grito interno, hondo, profundo, pero que implora piedad, ahógase dentro del pecho; la multitud arrodillada conmuévese en un solo instante, y aquel clamor parece asomar á todos los labios comprimidos para aprisionarle; el rumor de los rezos se levanta en crescendo rapidísimo, como si todos viesen inminente el rayo de la cólera celestial