Página:Cuentos - Joaquin V. Gonzalez.pdf/44

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
36
CUENTOS

Nuestros padres no podían sujetarnos en la mesa; á cada momento nos escapábamos á echar una ojeada, arrastrados por la impaciencia; combinábamos planes contra los demás, si por acaso resultasen sus fogatas mejores que las nuestras, y hasta nos permitíamos el lujo de despreciar los dulces de la comida para correr al teatro de la fiesta y ser los primeros en iluminar el espacio con las rojas llamaradas del incendio.

Momento de solemne espectativa era cuando llegaba la hora y veíamos á lo lejos á los otros niños del pueblo agruparse al rededor de sus piras, por ganarnos el placer de la iniciativa. Uno de nosotros corría por fin á traer el tizón ardiente, y cuando en circulo apretado y con los semblantes ansiosos rodeábamos la columna, la llama comenzaba con crepitaciones alegres á devorarla por la base, para ascender como una irrupción por todo el cuerpo de la fábrica deleznable y esparcirse de súbito en una explosión de luz encar-