Página:Cuentos - Joaquin V. Gonzalez.pdf/52

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
44
CUENTOS

niños de mi edad, y con Cora nos amenazaban para hacernos comer, dormir é ir á la escuela de primeras letras,—las más fatales de todas y las más resistidas por instinto,— haciéndonos creer que nos engulliría de un solo bocado de su boca inmensa. Él no tenía madre ni padre, ni parecía haberlos tenido nunca; nadie se los conoció, ni aun los más viejos del lugar: debió haber nacido de algún aborto de la piedra, ó de algún conjuro de bruja, la cual se olvidó, después de crearlo, de destruir el encantamiento, esto es, fundirlo de nuevo en la olla pestilente de sus hechizos, para volverlo al muladar generador de todos esos engendros diabólicos. Y Cora se quedó fuera, por una distracción, por un olvido quizá inocente, á no haber sido de bruja.

Calla la historia sobre quién fué el inventor de su nombre: Cora, palabra tal vez imitativa de cualquier articulación animal, de cualquier ruido nocturno. Un día le preguntaron, "¿cómo te