Página:Discurso del Presidente de la República - Nicolas Avellaneda.pdf/7

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 7 —

admiramos en los valles y en las montañas, no ha tenido hasta hoy por autores, sino los tres artífices primitivos: el aire, el agua, la luz del sol. ¡Cuántos prodigios se producirán, cuando se agregue á ellos el trabajo viril é intelijente, cuando ningun hilo de agua descienda de la montaña para insumirse estéril, cuando el árbol espontáneo y el árbol cultivado, la flor de las praderas y la flor de los jardines entretejan sus ramajes ó confundan sus perfumes!!

 La intelijencia humana habrá entonces pasado como un soplo de vida animando la segunda creacion. El nuevo Tucuman se presentará al viajero transformado y embellecido.—y si Dios nos depara la suerte de verlo otra vez, lo saludaremos con el grito de admiracion del poeta latino. ¡Oh mater pulcra filia pulcrior!—Oh hija mas hermosa que tu madre hermosa!!

 Señores:—El ferro carril que hoy inauguramos vá á ponerse al servicio de un pueblo que practica las instituciones libres, cultiva el suelo y educa á sus hijos—Ha sido acojido entre trasportes de entusiasmo, porque viene en hora oportuna, cuando las industrias creadas lo espepaban para dar otros mercados á sus productos.—El azúcar Tucumana se consume despues de veinta dias en Córdoba y llega en estos momentos al Litoral. La apertura de esta via es asi bajo todos los aspectos un acontecimiento nacional, y su influencia se hará muy pronto sentir en los consumos del pais entero.

 Señores—El hecho presente es grande; pero no debemos absorbernos en su contemplacion—No nos es permitido olvidar que solo estamos en una Estacion del