Página:Discurso del Presidente de la República - Nicolas Avellaneda.pdf/8

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 8 —

camino, que las dos grandes vias férreas que buscan por el Oeste y el Norte los confines de la República, no pueden quedar suspendidas, porque ellas llevan dentro de sus lineas paralelas el progreso para los pueblos y la unidad para la República.—No hay crisis para los trabajos necesarios y ampliamente reproductivos; y deben ser siempre atendidos en los dias de escasez con poco, y en los dias de abundancia con mucho.

Permitidme ahora una espansion persónal, que es la primera y que será la última en mis discursos públicos.

He vuelto á mi Ciudad natal tras de largos años— Queria despues de tantas fatigas ver nuevamente los rayos de su sol y esperaba anhelante las brisas tibias de la tarde que jugaron con mis cabellos de niño, para que refrescaran mi frente con su blando y perfumado aliento— Doy gracias á todos, por haber encontrado esas acojidas penetradas de cariño y palpitantes en su efusion, que identifican á un hombre con millares de hombres, y que hacen esperimentar, la suprema de las emociones,—la ebriedad del corazon.

Señores:-En nombre de la Nacion, invocando los sentimientos de union y de fraternidad de los pueblos Arjentinos—y para mejor servir sus intereses presentes y sus destinos futuros—Declaro inaugurada la Seccion del Ferro Carril de Norte que empieza en Córdoba y termina en Tucuman.

 He dicho:

 Tucuman, 30 de Octubre de 1876.

 N. AVELLANEDA.