Página:ECH 1990 2 - Aguirre Cerda, Pedro, Presidencia de.djvu/22

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


ta de papel asignada a la empresa periodística "El Mercurio" implicada en aquella campaña. Esta sanción, la única que estaba en manos del gobierno en aquellas circunstancias, coincidió con una rectificación de conceptos en el tono de los comentarlos de ese rotativo, que hizo suponer en el Ministro que el mencionado periódico, mejor informado, modificaba su posición, derogándose de inmediato la restricción de la materia prima.

Acusación contra Ministros. Otra expresión de los desbordes fiscalizadores de la Derecha, es la acusación presentada en contra del Ministro del Interior Don Guillermo Labarca a raíz de las elecciones complementarias de Senador de las Provincias de Valparaíso y Aconcagua. La jornada cívica alcanza relieves de inusitada violencia. La caldera de hostilidades, alimentada, cotidianamente, por el fuego de una oposición sin tregua, atizaba los ímpetus de la corriente adversaria del gobierno y suscitaba, una reaeción defensiva en la corriente solidaria con el gobierno. Con mayoría en el Congreso y gozando de amplia libertad, la Derecha se consideraba víctima del gobierno. La elección de marras, era una válvula de escape para las posiciones de uno y otro bando. Un fenómeno tan natural no era analizado en sus exactas proporciones por la Derecha.

La Derecha perdió esa elección complementaria, como un año más tarde—1941—perdió la de Parlamentarios en ambas ramas del Congreso.

Triunfo la acusación contra el Ministro y éste renunció a su cargo el 13 de Noviembre de 1940. La Derecha adoptó la decisión de abstenerse de participar en las elecciones generales para renovar el Parlamento. Esa decisión encerraba gravedad extrema. Desertaba voluntariamente de la contienda. El gobierno, pudo dejar que los acontecimientos siguieran su curso y haber logrado un Parlamento unilateral.

El Presidente Aguirre, llamó a su nuevo Ministro del Interior,Don Arturo Olavarria; analizaron fríamente la situación, respondiendo a la proposición desatentada de la Derecha con la idea de una reforma de la Ley de Elecciones, según la cual, las elecciones quedaban garantizadas por el control de