Página:ECH 1990 2 - Aguirre Cerda, Pedro, Presidencia de.djvu/24

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


nalismo, pero exagerado. Es seducido por el adulo interesado de-algunos políticos de la oposición, haciéndole creer que el gobierno estaba dominado por el Comunismo Internacional, que la agitación de las masas equivalía a una revolución marxista en ciernes. El General Herrera, simplemente cayó en la trampa. Una ofuscación le hizo mirar equivocadamente el panorama de la patria ese 25 de Agosto de 1959, después de una vida jalonada de merecimientos.

Medidas contra Funcionarios. Dos altos funcionarios públicos, señalados como enemigos del nuevo gobierno, por sus actuaciones; el Director del Registro Electoral y el del Registro Civil Señores Ramón Zañartu Eguiguren y Fernando Jaramillo Valderrama, que para su remoción requerían, por ser Jefes de Oficina, el acuerdo del Senado, son llamados a retiro, petición que no acatan.

Convencido el gobierno, de que no contaría con la aprobación del Senado para alejarlos de sus cargos, se ve obligado, como recurso de propia defensa, a ordenar su relegación, al primero, a trasladar en comisión de servicio, al segundo. Este último presenta una acusación constitucional al Senado contra los Ministros de Estado, que han intervenido en la medida en su contra.

La Alta Cámara acoge la demanda y el acusador usa el recurso legal de continuar el trámite en los Tribunales de Justicia, obteniendo que los miembros del gabinete lo indemnizaran por los supuestos perjuicios que se le habían inferido. Los jueces acogen la querella del funcionario Se trata de un recurso judicial, que el régimen constitucional de Chile, mantiene vigente en más de 130 años.

Se trataba de los resquemores de una contienda; era la convicción en la conciencia del bando vencido de que el paso del régimen liberal, al régimen de una Izquierda en el Poder, no podía efectuarse sin causar una conmoción.

Lección de Cordura. En 1938 un abismo se abría entre uno y otro frente. Tanto el bando derechista como el bando popular, habían marchado, a través de un siglo, por caminos enteramente diversos.

En la Derecha y aún en muchos tranquilos burgueses prevalecía la impresión de que no era posible sustituir un régimen por otro sin dar lugar a