Página:Educacion primaria y secundaria - Bartolome Mitre.pdf/28

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 25 —

para fundarlos bajo el plan preconcebido que les dió vida, ni bastante consistencia para conservarlos.

Nosotros, aleccionados por la esperiencia tuvimos, en nuestra Constitucion la prevision de la instruccion, y el pueblo arjentino en su capacidad de soberano impuso á todas y cada una de las Provincias la obligacion de distribuirla, como una condicion para ser garantidas en el goce y ejercicio de sus instituciones; no como una reserva de las Provincias, como equivocadamente se ha pretendido por algunos, llegando al estremo de escluir al poder general de la Nacíon para concurrir á su fomento, sino como un mandato imperativo de la soberania nacional sobre la soberania provincial.

Asi, pues, si los que califican de monopolio la educacion universitaria fuésen lójicos, deberian pronunciarse contra el desarrollo de la educaciún superior en los colegios, donde los jóvenes cursan estudios preparatorios si han de optar por una carrera científica, ó se habilitan con mayor suma de conocimientos que la generalidad de sus conciudadanos. Pero decir que es un privilegio oun monopolio mantenerse á su propia costa, mientras se completa la educacion universitaria, que es igualmente gratuita para todos, y que para destruir este privilegio, debe hacerse una erugacion del tesoro á fin de constituir una verdadera clase privilegiada que no trabaje y sobre cuya cabeza se amortice el valor de catorce años de educacion, y además seis años de alimento, casa y vestido, es mas que una contradiccion, una negacion inconsciente del alcance