Página:El rizo robado (1851).pdf/6

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
II

Pope fué esmerada y fina; aprendió latin y griego desde sus primeros años con buen método y aprovechamiento; desde su niñez hizo versos, y él mismo asegura no recordar tiempo alguno en que no los hiciera, y no se ocupase de la poesia con el mayor placer. Su padre alentaba esta feliz inclinacion en sus primeros ensayos. Dryden era su ídolo desde su primera juventud; y ya visitaba á aquel poeta reteniendo sus dichos, y observando sus gestos en un café, donde concurria aquel; y el autor de la oda de Santa Cecilia era un admirador del jóven Pope, y aun anunciaba el esplendor de su mérito, y que habia de sentarse junto al trono de su gloria.

A los diez y seis años comenzó su carrera poética. Su primera obra fueron las pastorales; y el mundo erítieco se dividió en dos bandos: uno las exaltaba extraordinariamente, y el otro las deprimia con notoria injusticia, Johnson en su prefacio á las pastorales las califica de elegantes y eruditas en alto grado. Warton, mas atrevido, dice que estan escritas en su primera edad, pero que son mas extraordinaria produccion en aquel género que euantas pastorales ha producido despues la musa inglesa. Con todo, la critica imparcial reconoce en aquella obra visibles señales de su musa infanti!. Las imágenes estan tomadas de fuentes remotas, siguiendo servilmente la autoridad; los sentimientos estan tinturados de recuerdos de escuela, tomando hasta los nombres griegos y latinos: así es que Damon griego habla en las dichosas llanuras de Windsor; Strephon invoca á Phebe para que le auxilie en su canto con las suaves armonias de Waller y Grandville con sus melodiosos acentos, y promete sacrificar un vaso de blanca leche en obsequio de aquella Diosa; el Pó cede al brillante Támesis; y Cinto y el Hibla à la sombra de Windsor.

Con toda esta erudicion Strephon pospone la real encina, en donde tendrian los pastores el combate de ingenio, y Daphnis venceria con el triunfo del cardo a la azucena ó flor de lis; con lo que se marcaba el vencimiento de Ana, reina de Inglaterra, sobre Luis XIV, rey de Francia