Página:El tungsteno.pdf/14

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


en armoniosa y desinteresada amistad con los mineros, a los que los soras miraban con cierta curiosidad infantil, agitarse día y noche, en un forcejeo sistemático de aparatos fantásticos y misteriosos. Por su parte, la "Mining Society" no necesitó, al comienzo, de la mano de obra que podían prestarles los soras en los trabajos de las minas, en razón de haber traído de Colca y de los lugares del tránsito una peonada numerosa y suficiente. La "Mining Society" dejó, a este respecto, tranquilos a los soras, hasta el día en que las minas reclamasen más fuerzas y más hombres. ¿Llegaría ese día? Por el instante, los soras seguían viviendo fuera de las labores de las minas.

 —¿Por qué haces siempre así? — le preguntó a un sora obrero que tenía oficio de aceitar grúas.

 —Es para levantar cangalla.

 —¿Y para qué levantas cangalla?

 — Para limpiar veta y dejar metal.

 —¿Y qué vas a hacer con metal?

 —¿A ti no gusta tener dinero? ¡Qué indio tan bruto!

 El sora vio sonreír al obrero y él también sonrió maquinalmente, sin motivo. Le siguió observando todo el día y durante muchos días más, tentado de ver en qué paraba esa maniobra de aceitar grúas. Y otro día, el sora volvió a preguntar al obrero, por cuyas sienes corría el sudor:

 —¿Ya tienes dinero? ¿Qué es dinero?

 El obrero respondió paternalmente, haciendo sonar los bolsillos de su blusa:

 —Esto es dinero. Fíjate. Esto es dinero. ¿Lo oyes?...