Página:El tungsteno.pdf/57

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


de un amigo, el cajero Machuca, a míster Taik, a la reunión de despedida al comerciante.

 —Tráigame a míster Taik y a míster Weiss.

 —Va a ser difícil.

 —No, hombre. Vaya usted a traerlos. Hágalo como cosa suya, y que no se den cuenta que yo se lo he dicho. Dígales que sólo van a estar unos minutos.

 —Va a ser imposible. Están los gringos trabajando. Usted sabe que sólo vienen al bazar en la tarde.

 —No, hombre. Vaya usted nomás. Ande, querido cajero. Además, ya va a ser hora de almuerzo . . .

 Machuca fue y logró hacer venir a los dos yanquis. Entonces José Marino se deshizo en reverencias y atenciones para míster Taik, lo que, naturalmente, no modificó en nada las exigencias de la "Mining Society", en orden al tungsteno destinado a los Estados Unidos y a la guerra mundial.

 —Una vez en el bazar —refería José Marino a su hermano en Colca—, volví a hablarle al gringo sobre el asunto y volvió a decirme que no eran cosas suyas, y que él tenía que cumplir las órdenes del sindicato, muy a su pesar.

 —Pero, entonces —argumentaba Mateo—, ¿qué vamos a hacer ahora? En Quivilca mismo, o en los alrededores, no será posible encontrar indios salvajes. ¿Y los soras?

 —¡Los soras! —dijo José, burlándose— Hace tiempo que metimos a los soras a las minas y hace tiempo también que desaparecieron. ¡Indios brutos y salvajes! Todos ellos han muerto en los socavones, por estúpidos, por no saber andar entre las máquinas . . .

 —¿Entonces? —volvió a preguntarse con angustia Mateo— ¿Qué se puede hacer? ¿Qué podemos hacer?