Página:Eneida - Tomo II (1905).pdf/133

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida
256]
75
ENEIDA.


LI.

«Ántes él donde ve que más agita
Ondas el humo, y más su hervor encienda
El negro abismo, allí se precipita
Con salto audaz: entre sus brazos prende
Al que incendios inútiles vomita,
Y vigoroso le comprime, y hiende
Seca de sangre la feroz garganta
Y los hórridos ojos le quebranta.

LII.

»Y volcada la puerta, al claro dia
Las reses y rapiñas que el perjuro
Guardaba y pertinaz negado habia,
Salen: crece el concurso: al aire puro
Arrastran por los piés la mole fria;
Ni se hartan de mirar el rostro, el duro
Gesto, y pecho cerdoso cual de fiera,
Y extinta la garganta que fué hoguera.

LIII.

«Desde entónces, cual ves, el beneficio
Grata celebra en cada aniversario
Cada generacion. Autor Poticio
Fué del culto de Alcídes, y el Penario
Linaje guarda el religioso oficio.
El puso en este hojoso santuario
Esa ara, que por máxima tenemos
Siempre, y siempre por máxima tendremos.