Página:Gramática teórica y práctica de la lengua castellana.pdf/79

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
61

".... hombres bajos hay que revientan por parecer caballeros; y caballeros altos hay que parece que aposta mueren por parecer hombres bajos: aquellos se levantan ó con la ambición ó con la virtud; éstas se abajan con la flojedad ó con el vicio" (Cervantes, Quijote.)

282. Antes de sustantivos femeninos que comienzan por a acentuada, escritores notables han usado aquel en lugar de aquella. Santa Teresa, en diversos pasajes de sus obras dice: aquel alma; la misma expresión se lee en Luis de León, en Rivadeneyra y en otros escritores. Granada escribió aquel arca y Martínez de la Rosa aquel acta.

283. Un mismo nombre consiente ir precedido de un adjetivo posesivo y de un demostrativo; v. g.: "En esta su escuela tal cual es" (Alcalá Galiano, Discurso Académico). "....ya fuera que contrariara este su intento la falta de dinero" (Amador de los Eíos).

284. Si los demostrativos van acompañados de sustantivos, sólo son adjetivos. No pueden considerarse como pronombres, porque no reemplazan al nombre, antes lo acompañan y determinan. Nadie en efecto, podrá sostener que en las siguientes locuciones: este libro, ese palacio, aquellos hombres, este, ese y aquel ocupan el lugar de los sustantivos expresos libro, palacio y hombres. Mas tendrán el carácter de verdaderos pronombres, cuando se sustantiven, como se verifica en los ejemplos citados en el párrafo 281.

285. Esto, eso y aquello no pueden considerarse como adjetivos. Todo adjetivo necesita del arrimo de un sustantivo expreso ó callado, sin el cual no puede subsistir en la oración; mas estos demostrativos neutros no concuerdan ni pueden concordar con ningún nombre sustantivo; antes conciertan con ellos adjetivos calicativos, como se verifica en las locuciones siguientes: "esto es bueno;" "aquello es malo."

En el ejemplo que sigue se advierte que esto subsiste por sí solo: ".... la línea de separación entre las dos clases no está fundada en la naturaleza, esto es, en su significado" (Bello, Gramática). Véanse los párrafos 117 y 118.

Además rigen á sustantivos y aun á locuciones enteras, mediante preposición; v. g.: aquello de la respuesta de la carta (Cervantes, Quijote).