Página:Gramática teórica y práctica de la lengua castellana.pdf/89

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
71

lo, diciendo: "EI Arzobispo de México y el Virrey de Nueva España." No se expresó con propiedad Cervantes, cuando dijo : "el enemigo de la concordia y el émulo de la paz;" puesto que se refirió á un solo individuo, debió callar el segundo rtículo.

320. Regla 12ª. Cuando un sustantivo rige varios nombres, será bien expresar el artículo antes de cada nombre regido ó de cada complemento, si queren^os designar personas ó cosas distintas por el nombre regente ó determinante ; mas por el contrario se callará el artículo antes de los nombres regidos, si se trata de una sola persona ó cosa.

Se dirá, por ejemplo, el profesor de Matemáticas, de Griego y de Latín, si se trata de una sola persona; pero si son tres los profesores, hay necesidad de repetir el artículo antes de cada complemento, diciendo: el profesor de Matemáticas, el de Griego y el de Latín.

321. Regla 13ª. De la misma suerte, si dos ó más adjetivos concuerdan con un sustantivo, y éste ha de expresar junto con los adjetivos que concuerdan con él, cosas ó personas distintas, deberá repetirse el artículo antes de cada adjetivo; en caso contrario sólo precederá al primero de ellos: si se dice, por ejemplo: el tercero y el último día de la feria, se significa claramente que el día tercero y el último fueron dos días distintos; mas si omitido el segundo artículo, se dijere el tercero y último día, luego se entiende que el tercero y último día fué uno solo.

322. Regla 14ª. Los nombres individuales de lugares y de personas no consienten artículo, por tanto son viciosas estas expresiones : La Roma, el Cicerón, el París.

323. Deben tenerse presentes las excepciones que á continuación se hacen constar:

a.] Llevan artículo los nombres individuales y los propios precedidos ó seguidos de un calificativo; v. g.: la Roma antigua, el elocuente Cicerón. •

b.] Estos mismos nombres consienten artículo, cuando se pluralizan; v. g.: los Pedros y los Franciscos abundan mucho.