Página:Gramática teórica y práctica de la lengua castellana.pdf/92

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
74

las Apuntaciones Críticas sobre el lenguaje Bogotano por D. Rufino J. Cuervo y el Diccionario de Galicismos por Barult. Por el contrario no es correcta la locución "caer en cuenta; debe ser caer en la cuenta." ".... sin caer en la cuenta de que venía á pretender su mano " (D. Juan Valera). ".... luego caí en la cuenta de que era un vano espíritu poético" (Pepita Jiménez).

330. El artículo que precede á un numeral cardinal que es parte de otro número expresado antes, tiene sentido partitivo. Urge aclarar esta regla con algunos ejemplos: "Será de edad de dieziocho años: los seis ha estado en Salamanca" (Quijote); esto es: seis de ellos. "Entendida, pues, de los cuatro la calidad de Don Fernando, determinaron que los tres (es decir: tres de ellos) volvieran á contar lo que pasaba" (Quijote, Cervantes). "Tiene (el caracol) cuatro cuernecillos membranosos, los dos (es decir: dos de ellos) más largos" (Dic. de la Academia).

331. Es oficio gramatical del artículo indicar el número y el género del nombre al cual precede. La forma el se aplica al masculino, la al femenino, y lo al neutro. Los es masculino plural y las femenino del mismo número.

332. Por eufonía precede el artículo masculino él a los femeninos que comienzan por a acentuada, de esta suerte se evita el hiato que resultaría de la concurrencia de dos aes, si se dijera : la alma, la arpa, la ama, en vez de el alma, el arpa, el ama. Menéndez y Pelayo dice: "el alma misma." Siguen la regla general los nombres individuales de mujeres, como la Ángela, la Águeda y algunos sustantivos genéricos como la hacha.

También se dice la hache y la hambre.

333. El uso antiguo consentía que el artículo el precediera á todo nombre que comenzase por a, aun cuando fuese átona. El maestro Avila dijo: "El amistad;" Fr. Luis de Granada, "el alegría;" Cervantes "el aldehuela, el acémila, el albarda." También escribió la albarda.

334. Los adjetivos de terminación femenina que empiezan por a acentuada, se construyen con el artículo la; v. g.: la ancha puerta, la amplia casa. Por licencia poética se usa la terminación masculina el; v. g.: "Traspasa el alta sierra" (Fr. Luis de León).

"Estalla al fin y rinde el ancha copa" (Bello).

335. Es propiedad del artículo convertir en nombres sustan-