Página:Gramática teórica y práctica de la lengua castellana.pdf/94

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


76

338. Hace oficio de palabra anunciativa, j por lo mismo de ar- tículo :

a.'] Cuando precede á un adjetivo neutro que recibe la signifi- cación de sustantivo abstracto; v. g.: lo alto de la torre; lo profundo del pensamiento; lo sonoro de la voz, locuciones equivalentes á la altura de la torre; la profundidad del pensamiento; la sonoridad de la voz. Como palabra anunciativa debe mirarse el neutro lo en este

pasaje tomado de un trabajo académico de Molins : " ni era

" menester ser profeta para prever lo inminente del problema y ^^ lo probable de que quisieran resolverlo por las armas;" esto es: la inminencia del problema y la probabilidad de que quisiesen, etc.

6]. El neutro lo puede asimismo mirarse como voz anunciativa, cuando precede á adjetivos de terminación masculina ó femenina, singular ó plural que concuerdan con algún sustantivo expreso; V. g.: "/Son alabadas tics hijas por lo discretas y tus hijos por lo va- lientes.

c] También cuando se antepone á sustantivos masculinos ó fe- meninos, como en las locuciones: lo principe, lo capitán, lo mujer.

No parece fuera de lugar hacer notar la diferencia que se ad- vierte entre estas dos construcciones: "En San Fernando fué el príncipe no menos admirable que el capitán." " En San Fernando no se sabía qué admirar más, si lo principe ó lo capitán^'

El 'principe es sustantivo que denota á la persona investida de alta dignidad; lo principe, como ya se observó en otro lugar, ex- presa el conjunto de dotes que ha de reunir quien tal cargo des- empeñe.

339. Tiene lo carácter adverbial cuando se junta á un advertio ó á un adjetivo, y forma con estas palabras locuciones enfáticas; V. g.: ¡Lo fácil que es equivocarse! ¡Lo bien que habla el orador! Lo equivale á cuan.

340. Lo que puedo considerarse como locución adverbial, cuan- do modifica á un verbo, encareciendo su significado; v. g.: ¡Loque vale el talento! lo que significa lo mismo que ¡cuánto!

341. Importa notar que las formas el, la, los y las desempe- ñan con frecuencia el oficio de representativas del nombre, aún más que el de anunciativas. En este caso se pueden considerar como artículos pronominales. Si el artículo se halla sin sustanti- vo expreso con el cual concierte, pero sí le tiene tácito, participa de la índole del artículo y del pronombre, y es por lo mismo un artículo pronominal.

A esta clase pertenece la forma la que se refiere á sustantivos en las siguientes construcciones: "Si fué siempre favor altísimo y honra codiciada la de sentarse al lado vuestro. . . ," (Menéndez y Pelayo).

  • ^Qué descansada vida

La del que huye del mundanal ruido."

(Fr. Luis de León). Si no so ha expresado nombre con el cual concuerden las formas