Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/353

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida
—273—

Digámoslo sin rodeos: la superioridad de Colon, la señal distintiva de su injenio, lo que constituye su gran- deza, es su fe. La fe no le hubiera infundido la ciencia náutica, hija de la práctica y de la observación; pero como su fe me- reció la gracia de Dios, hizo lo que otros no se hubieran atrevido á hacer, justificando de antemano con su ejemplo estas memorables palabras del ilustrado marques de Val- degamas: "Yo no se de ningún hombre acostumbrado á conversar con Dios, y ejercitarse en las divinas especu- laciones, que en igualdad de circunstancias no se aven- taje álos demás, ó por lo entendido y vigoroso de su ra- zón, ó por lo sano de su juicio, ó por lo penetrante y agudo de su injenio; y sobre todo, no sé de ninguno que en circunstancias iguales no saque ventaja á los demás en aquel sentido práctico y prudente que se llama buen sentido. "^ Su asidua contemplación de la naturaleza lo habia convencido de que la forma de los grandes cuerpos de la creación, los astros y los mundos era esférica, é infirió de aqui la redondez de la tierra. Como concibió las obras divinas en proporción á las nociones elevadas que tenia del creador, y de su fé en Jesu- Cristo y en el verbo, por quien todo ha sido hecho, encontró confirmadas en las Santas Escrituras, sus ideas cosmográficas. Se penetró de que el mundo estaba formado con plan y cálculo;^ de que en ninguna parte destruían la vida los rayos solares; de que no existian zonas inhabitadas, y de que no podia la mar Tenebrosa separar pai'a siempre á las naciones, privando á ciertas razas de conocer al señor. Creyó fir- memente en las palabras del profeta, cuando anunciaba que los confines de la tierra verian la salud enviada por Dios; en que vendrían los pueblos de las rejiones del aquilón y de las tierras australes, del otro lado de los . Donoso Cortés. Ensayo sobre el catolicismo &c. lib. II. cap. VIII.

. Omnia in mensura et numero et pcmdere disposuisti. Sap. XI, 21.