Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/119

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 117 —

aprobase cualquier distribución de la Valanza en obra tan precisa.— Lo otro porque casso negado que S. M. negase la dicha prorrogación no podia dejar de aplicar á la ciudad lo que estaba causado desde la última prorrodación, hasta el presente porque la dicha Valanza no es hacienda real ni ramo destinado para ella sino una contribución voluntaria que hacen los vecinos de este reino para obras públicas de la ciudad como consta de la creación de este ramo y cédilas despachadas sobre su permiso y quando S. M. no concediese lá dicha prorrogación, había de ser libertando á los vecinos y moradores de la contribución de este ramo porque por las mesmas caussas que las cossas se introducen por ellas mesmas se disuelven, pero ni pudiera aplicar la dicha contribución á la Real hacienda ni menos privar la ciudad de lo caussado asta el presente porque S. M. no pretende hacer menos imposiciones ni introducir nuevos ramos para el aumento de la Real hacienda por hallarse conservado con aquellos que hasta ahora reconoce en casa provincia; por lo qual A V. Exa. pido y suplico que habiendo por presentado las dichas certificaciones se sirva de mandar que la dicha obra y conducción del agua de Ramón á la pila de la Plaza se tasse por dos personas que se nombraren para ese effecto y que debajo de la dicha tassación se saquen al Pregon, que protexto al tiempo del remate expressar las demas condiciones que fueren consernientes á la dicha obra sobre que pido justicia y en lo necesario etc.—Antonio de Zumeta.


§ IV.


A fines del siglo XVI llegó á Chile, el fraile de San Juan de Dios Pedro de Omepezoa, en el caracter de Procurador General del hospital de la ciudad de Concepción. Este religioso tenía el don de la caridad y de la medicina. Su fama se estendió por todo el pais.

Trasladado á Santiago fué, muy luego, el más popular y querido de los médicos prácticos, como se vió, palpablemente, cuando sus superiores en 1700 acordaron trasladarlo á Lima para ocupar un puesto de mayor jerarquía.

Todo Santiago elevó una representación á la Real Audiencia solicitando se impidiese la salida del padre Omepezoa, «por ser de suma necesidad su permanencia en el Hospital, atendi-