Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/14

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 10 —


término de una larga ceremonia que había ejecutado para espantar el huecubu, —espíritu maligno que provoca ó permite enfermedades,—y acabar con el iwum del desgraciado enfermo.

Esta machi, que fué después secuestrada por orden judicial, originó varios proceso á causa de las incitaciones al crimen que sugería á ignorantes indios que así creían verse libres del mal impuesto provocado por enemigos que adivinaba la vieja bruja, iniciando con esta superchería una rueda de venganzas y de torpes engaños.

La terapéutica del daño, en todas las épocas y casos, se ha basado, según sea la calidad del paciente, y la perspectiva de comodidades, alimentación y propinas que entrevea el husmeador machi en la choza de su cliente.

En cuanto á la forma que ha inventado la malvada comedia indígena para imponer el daño, tramítase del siguiente modo:

«Figuraos una mujer ignorante que tiene odio profundo á cualquier persona, que busca el medio de hacerle algún mal, y que personifica el objeto de su odio en un animal ó en un objeto inanimado, á veces en una muñeca hecha por ella misma; figuraos que esta mujer cree firmemente que el mal que haga á esta personificación de su odio, redundará en perjuicio de la persona odiada, y en fin, figuraos que, con esta conciencia del poder de su voluntad, esta mujer pincha ó hiere al objeto vivo o inanimado que representa la persona oidiada, y tendréis esta tramitación, medio grotesca y medio mística, el procedimiento empleado por los que hacen el daño. [1]

Acostumbran también colocar dichas muñecas entre las almohadas y las ropas de la cama de la persona que han elegido por víctima, préviamente herida, maltratada ó claveteada de espinas en tal ó cual órgano ó miembro que correponda al que eligieron para la imposición del mal.

Las variaciones de estos procedimientos son infinitos, pero siempre ejecutan un hecho material pŕevio, para que produzca el efecto en la persona que es objeto de la venganza.

Las consecuencias de estos actos han sido funestas entre los araucanos.

    El canelo es símbolo de paz y de justicia. Los dunguwes tienen comunmente un pié de este árbol plantado delante de sus chozas.
    Cuando alguna familia desconsolada, dice el mismo autor que acabamos de citar, espera bajo estos árboles á que algun adivino, á semejanza de los antiguos Pythias, se inspire bajo su sagrada sombra, para pronosticar la vida ó la muerte de los infelices creyentes, es cuando puede comprehenderse en toda su magnitud la influencia que para aquellas tribus tuvieron los machis mientras llevaban en sus manos el boyne sagrado.

  1. Discurso sobre la Historia de la Medicina en Chile, por el Dr. Adolfo Valderrama, -Ob.cit.