Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/159

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 158 —

tropezaron con el inconveniente de la pobreza colonial, y la exigüidad de los recursos otorgados.

Sólo en 1743, pudieron comprar media manzana de terreno en la esquina norte y oriente de la calle del Chirimoyo (hoy Moneda) y San Antonio, por la suma de $13.000, que fueron abonados sólo en parte, comenzándose, en el acto, la construcción del edificio, pues la real cédula ordenaba que debía fundarse en local propio. La junta provisoria de doctores que dirijía los trabajos de instalación, funcionaba en la sala del ayuntamiento, y tomaba medidas activas para impulsar los trabajos. Más, como las erogaciones no aumentaban, y se iba postergando la terminación de la obra, resolvió el consejo provisorio, en 3 de diciembre de 1746, otorgar grados por la suma de doscientos pesos cada uno. El 20 de este mismo mes y año á propuesta del correjidor don Juan Francisco Larraín, se acordó pedir al gobernador, que nombrase al primer rector, debiendo en lo sucesivo elejirse por el cuerpo de doctores, de las diversas secciones universitarias.

En dicha solicitud se proponía, como candidato al rectorado al abogado Azúa é Iturgoyen, «muy conocido, no solo por haber tratado de la fundación, sino porque en él concurría el complemento de las facultades de sagrada teología y de ambas jurisprudencias, con muy reglada instrucción en matemáticas y medicina.»

El gobernador don Domingo Ortiz de Rosas accedió al pedido y elijió al propuesto como primer rector de la Universidad de San Felipe.


§ II.


La instalación universitaria se verificó, solemnemente, en la tarde del sábado 11 de marzo de 1747, en el edificio inconcluso, bajo la presidencia del gobernador Ortiz de Rosas, que por tener dicho carácter, era al mismo tiempo vice-patrono de la Real Universidad.

Todas las autoridades civiles, militares y eclesiásticas, como la sociedad toda, se apresuraron á asistir á esta ceremonia que revistió la mayor solemnidad.

La capital del reino celebró con júbilo este acto del renacimiento intelectual. En dicha ceremonia, el rector Azúa, nombrado desde el 16 de Enero de 1747, se hizo cargo de su pues-