Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/173

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 172 —

se le dé parte al señor Presidente y al alcalde don Juan de la Cerda para su presencia

En otro lugar hemos dicho que las primeras autopsias datan de 1773, siendo sus autores los cirujanos Esteban Justa y Dionisio Roquán.

En 1713, el Cabildo solicitó del rey licencia para hacer anatomía, lo cual fue rechazado perentoriamente, lo que significó un retroceso de cultura pues ya en 1488 se había otorgado el permiso á los médicos y cirujanos del hospital de Santa María de Zaragoza para abrir ó anatomizar algún cuerpo muerto, etc. tantas cuantas veces en cada un año á ellos será visto, sin incurrir en pena alguna.

Una causa esencial de la poca ambición científica, fue la prohibición á los súbditos de la corona peninsular el que estudiasen en universidades extrangeras, donde la medicina y cirugía obtenían importantes triunfos, como en Inglaterra y Francia.[1]

La medicina y la cirugía podían estudiarse en conjunto, más durante un largo período colonial se prohibió el uso común de estas dos profesiones.[2]

EL Real Colegio Superior de Cirujía de San Carlos, fundado en 1780, por Carlos III, fue el mejor dirigido y el que obtuvo mejores progresos durante aquella época.

Para rejentar este establecimiento se nombró á un Protocirujano, y un cuerpo de profesores y examinadores, teniendo ocho mil reales de renta los primeros, y cuatro mil los segundos.

Los métodos de enseñanza variaron por completo asemeján-

  1. Llegó á tal estremo el egoismo, que por una pragmática de Felipe II, en 1559, se prohibía á los súbditos de España el que estudiasen, enseñasen, aprendiesen, estuviesen ó residiesen en universidades extranjeras, bajo pena de confiscación de bienes, así como se les prohibía á los extrangeros el que entrasen en los dominios de España sin previa licencia, cuyas tramitaciones y derechos fiscales no bajaban de cuatrocientos pesos fuertes.—Nov. Recop, de Leyes de España é Indias.—Ley I, lib. VIII, tít. IV y tít. VIII de id.
  2. En el siglo XVIII, la medicina hacía rápidos progresos en Francia, Inglaterra y Alemania, no participando España, de esta importante evolución.

    En aquel siglo, la medicina española se dividía en medicina propiamente tal, y en cirugía, no pudiendo seguirse los estudios de estas dos carreras á la vez, hasta que el Ministro Godoy, reformó esto en los colegios de Madrid, Barcelona y Cádiz, aunando estos dos estudios. Este mismo ministro, hizo traer libros de fisiología de Francia, más la censura los caracterizó de heréticos y materialistas, necesitándose de todo el poder del firme ministro para que se enseñase este ramo en los colegios médicos de la península.