Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/178

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 178 —

El Dr. Nevin, bien preparado para el desempeño de la enseñanza, sólo pudo ejercitar de un modo muy limitado su importante misión.

Las condiciones de aquella era no permitían á los jóvenes, dedicarse á una larga carrera que era mal retribuida y peor considerada. Estas absurdas ideas, sobre las cuales volveremos con más detención, predominaron durante todo el tiempo del vasallaje, y aún basta cerca de la mitad del siglo XIX.

El profesor Nevin, tuvo algunos alumnos como los Drs. Verdugo, Nuñez Delgado y Chaparro, y otros que no alcanzaron á obtener ningún grado universitario bajo su profesorado.

Como colaborador general del adelanto intelectual, como asesor del gobierno, en varios informes sobre higiene, policía sanitaria, cuarentenas, [1] epidemiología, sobre servicios y aranceles de boticas, sobre el ejercio profesional y diversos otros puntos anexos á su puesto de protomédico, siempre tuvo acción distinguida y competente.

Fue presidente del protomedicato desde el año 1764, fecha en que quedaron unidos los puestos de protomédico y de catedrático de Prima de Medicina.

El Dr. Nevin fue el mejor médico de su época, tanto como hombre científico y práctico en el ejercicio de su profesión, como abnegado y dilijente en sus tareas.

Su muerte fué muy sentida el año 1770. [2]


§ II.


El Doctor Ignacio de Jesús Zambrano, del Perú, se graduó en la Universidad de San Marcos de Lima.

Desde su llegada á Chile en 1755 se dió á conocer por su seriedad y aventajados conocimientos.

El 31 de mayo de 1756 se graduó en la Universidad filipense.

A la muerte de Nevin, se opuso á la cátedra de medicina y

  1. Algunos historiadores han dicho que el Dr. Nevin fué quien introdujo en Chile el sistema de cuarentenas y cordones sanitarios. Aunque es verdad que en su tiempo se puso en práctica esta medida de higiene pública, con mayores ventajas de previsión, regularidad y seriedad científica, podemos asegurar, no obstante, que en el siglo XVII ya se practicaban las cuarentenas y cordones sanitarios, tanto marítimos y terrestres, según consta de documentos que consignamos en otro captíulo.
  2. En el Vol. 63 del Arch. de los ant. jesuítas, ha quedado constancia de los servicios médicos prestados por Nevin á dicha congregación.

    En prueba de la mezquindad de las retribuciones profesionales, recordaremos que en dicho vol. existe una nota del Conde de Aranda, fechado