Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/181

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 181 —

no de Chile, pues Carlos III lo independizó del protomedicato de Lima, el año 1786.

Ejerció la medicina durante cuarenta años, desde 1778 hasta 1816, fecha de su muerte.

Médico laborioso y dedicado al estudio, hay que tacharle su espíritu apegado á la época en cuanto á la vida material, y á la conservación de sus ideas antiguas en medicina, y muy rehacio para aceptar innovaciones é investigaciones más modernas. Con todo, con dicha armazón de clasicismo arcaico, fué un facultativo de reputación, eficaz auxiliador de las autoridades en las complejas funciones del protomedicato, y de poderosos recursos clínicos al lado del paciente, siendo por este motivo el médico obligado de la alta sociedad de la colonia.

La literatura médica chilena durante los cuatro decenios del ejercicio de su profesión, se puede decir que es su exclusiva obra.

Los informes técnicos sobre la profesión en general, ó sus ramas anexas, las circulares sobre epidemias, con la exposición de los métodos preventivos y curativos, las medidas de higiene pública, y sobre viruelas, etc, constituyen numerosos documentos que pueden registrarse en los archivos antiguos del gobierno, de la real audiencia, de los jesuítas y del cabildo.

En el profesorado no tuvo un vasto campo de acción por la escasés de alumnos, pero supo preparar á distinguidos jóvenes como Mesías, Sierra, Riveros y otros, y á Oliva, su sucesor, que tuvo, como su maestro, el defecto de ser intransijente con las innovaciones que, con ardor inusitado, se producían en las universidades inglesas y francesas.

Se le ha reprochado también á Ríos, el haber sido realista, respetando el medio en que se desarrolló y que le había levantado, haciendo contraste con su implacable competidor el Dr. Chaparro, que fué un heroico patriota defensor de las libertades y de la independencia nacional.

Hay un hecho que fué trascendental para la colonia, y que apasionó los ánimos de los santiaguinos, vinculado á la historia del Dr. Rios; me refiero á la famosa competencia que le suscitó el padre Chaparro, al presentarse ambos rivales á optar el título de catedrático y protomédico.

De los archivos correspondientes hemos tomado los datos principales, y cuya ligera síntesis es como sigue: [1]

Vacante el puesto del Dr. Zambrano, el rector don Juan Mi-

  1. Arch. de la Real Audiencia.—Vol. 319.—«Autos que sigue el padre doctor fray Pedro Manuel Chaparro, con el doctor don José Antonio