Página:Historia general de la medicina en Chile, tomo I.pdf/204

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 205 —

El estudio de este ramo entró al plan de enseñanza, sólo al terminar el siglo XVIII.

Ya hemos indicado que los textos más conocidos eran, únicamente, los de Yunquén y un manual llamado Tiro cinco.

Entre los que poseían mayores estudios y se dedicaban á las investigaciones, se encuentra el 00químico José Zeiter, padre jesuíta, farmacéutico y médico práctico que gozó de reputación. En su botica del Colegio Máximo de San Miguel, de Santiago, se dedicó á una serie de observaciones, comprobadas en la correspondencia que mantuvo con el hermano Rojo, de lo misma congregación y que tenía á su cargo igual servicio en el Colegio de los jesuítas, en Lima. [1]

En una de estas cartas, están las siguientes palabras referentes á los primeros ensayos sobre aguas minerales verificadas en el país:[2]

«Es verdad: hav fuentes y brotes de agua en este Reyno. Así mismo se hallan también sus concretos y coágulos de sales varias, en diferentes partes. Mas ni estos ni aquellos son de la Sal Cathartica, sino que están unas más y otras menos, pero todas ellas empreñadas de Marte y vitriolo.

He tenido gastado en este punto bastante prolijidad y siempre sobre la advertencia y con la inspección de sí ó la Sal de Inglaterra ó la Sal Catharthica, pudiésemos tener dentro de este Reyno, mas nunca quiso cuajar, y siempre hallé una cosa bien distante.

Paréceme, pues, cosa excusada enviarle cualquiera muestra.»[3]

Existen en el archivo citado varios otros documentos y cartas de los hermanos Zeiter y Rojo que comprueban sus investigaciones químicas y terapéuticas y su dedicación al estudio, debiéndoseles considerar en un nivel muy superior al de sus ccolegas de la época.

  1. Arch. de los antiguos jesuitas- -Vols. 34 y 76.—Documentos relativos á los años 1764 á 1766.
  2. Las investigaciones químicas sobre aguas potables, datan del tiempo de Jordán de Ursino, y Ochandiano, expuestas ya al tratar de estos médicos, pero mejor pueden llamarse deducciones teóricas, pues no fueron basados en análisis químicos propiamente dichos.
  3. Carta del hermano José Zeiter, al hermano José Rojo, Boticario del Colegio de San Pablo, de Lima.—Setiembre 19 de 1764.—Arch. de los ant. jesuítas.—Vol. 76.